Google busca patentes con valor …

Un análisis sugiere que las patentes de IBM que Google ha comprado hace poco no servirán de gran cosa contra competidores como Apple y Microsoft.

Al analizar las más de mil patentes que Google ha comprado a IBM, se atisban los frenéticos esfuerzos del gigante de los buscadores por proteger su sistema operativo móvil Android de los ataques legales de la competencia.

IPVision, creador de software para el análisis de patentes, afirma que las 1.029 patentes que Google compró a IBM el pasado mes de julio contienen poca cosa que sirva a la empresa, tanto para atacar a sus competidores, como para defender sus propios productos.

Los paquetes de patentes relacionadas con la tecnología de la computación -especialmente la computación móvil- se han convertido en objetos de deseo en los últimos meses. Apple, Nokia, Microsoft y otros los han usado para sacar dinero a la competencia o incluso bloquear la venta de los productos de dicha competencia. Este año, Apple ha conseguido impedir la comercialización de algunos aparatos de Samsung en gran parte de Europa, mientras que Microsoft  ha usado patentes para conseguir millones de dólares en licencias a distintas empresas, incluyendo a Samsung y HTC por usar Android, el sistema operativo “gratuito” de Google.

En agosto, Google anunció que pensaba comprar el negocio de teléfonos móviles de Motorola, Motorola Mobility, por 12.500 millones de dólares. La clave del negocio estaba en la cartera de patentes de Motorola. El director ejecutivo de Google, Larry Page afirmó que “protegería mejor a Android de amenazas de competencia de Microsoft, Apple y otras empresas”.

Hoo-Min Toong, confundador de IPVision explica “Todo el mundo sabe que Google tiene pocas patentes. No solo tiene que conseguir patentes de sus propias áreas de negocio, sino también para defenderse contra otras reclamaciones”.

Google es una empresa joven si se compara con muchas de sus rivales, no cuenta con una historia de décadas de investigación y registro de patentes de algunos de sus competidores, como Apple. Toong afirma que el stock actual de patentes de Google no solo es pequeño sino que además está relacionado principalmente con tecnologías y técnicas de búsqueda, más que con áreas competitivas como el software móvil.

A primera vista, las patentes que Google compró a IBM parecen buenas. La oficina de patentes de los Estados Unidos tiene una serie de categorías para clasificar las patentes y la mayoría de las adquiridas a IBM pertenecen a la “serie 700”, donde se encuentran las nuevas ideas y técnicas de software.

Los registros de patentes deben hacer referencia a patentes anteriores relacionadas con ellas para que IPVision pueda calcular si una colección de patentes contiene grupos de patentes que estén muy conectadas -lo que se denomina un “matorral de patentes”. Esos grupos, combinados con “familias” fuertes de patentes registradas sobre diferentes aspectos de una misma tecnología, facilitan el poder montar una defensa a prueba de balas en los tribunales cuando se trata de defender que la tecnología de algún competidor infringe la propiedad intelectual de la propia empresa.

“Al buscar grupos, esta colección de IBM parece ser de patentes únicas que no están relacionadas”, afirma Toong. “Han conseguido un montón de patentas dispersas”. Las empresas que consiguen buenos ingresos por licencias de uso de patentes suelen tener grupos y familias fuertes de patentes, relata Toong, y añade “La cartera de patentes que Google ha comprado a IBM no tiene ninguna de esas dos cosas”.

Toong también ha usado el software de IPVision para buscar referencias a las nuevas patentes de Google en patentes recientes que pertenezcan a Microsoft y a Apple.

“En este análisis podemos ver que Apple ha construido toda una gama de cosas con estas patentes y que hay conexiones quizá aún más fuertes con patentes de Microsoft, pero la cartera de IBM parece consistir en patentes aisladas”, sostiene Toong. “Para afirmar que esas patentes posteriores de Microsoft y Apple infringen las anteriores, querrías tener fuertes grupos y familias de patentes; Google parece haber recibido un sobre sorpresa aunque, evidentemente, habría que estudiar más a fondo el asunto para confirmarlo”.

Hace dos semanas se supo que Google había comprado una segunda serie de patentes de IBM, pero Toong afirma que es demasiado pronto para haber hecho un análisis exhaustivo de esa colección.

Toong espera que Google y sus competidores en el espacio móvil busquen otras oportunidades de comprar patentes de tecnología móvil. Una posibilidad son las numerosas patentes de imágenes de Eastman Kodak, ya que la toma de imágenes se ha convertido en una parte clave de los teléfonos inteligentes. “Tanto Nokia como RIM tienen grandes carteras de patentes relacionadas con el espacio inalámbrico y líneas de negocio que parecen estar en peligro”, afirma Toong, “así que también son candidatas para compradores en busca de patentes”.

Sin embargo, según Toong, una empresa inteligente debería mirar más allá, hacia la próxima batalla tecnológica. “Esto se va a repetir en otros espacios en los que la tecnología está convergiendo rápidamente”, explica. Los análisis de IPVision sugieren que las patentes sobre métodos alternativos para controlar los ordenadores, como los gestos o la voz pronto podrían ser muy valiosas. Citó el gran interés de Microsoft por el sistema de control de movimientos de Kinect, que hoy en día se usa para juegos, pero que la empresa piensa utilizar más ampliamente en el futuro.

Puestos en contacto con Google para que comentaran algo al respecto, la empresa solo ha confirmado que sí había adquirido una colección de patentes de IBM y afirmado que trabaja activamente para animar a la reforma del sistema de patentes para impedir que las batallas por patentes perjudiquen la competencia en nuevos campos tecnológicos.

Lewis Lee, cofundador de IPStreet, una start-up que también analiza patentes, sostiene que facilitar a las empresas la tarea de valoración de las patentes antes de comprarlas también puede servir de ayuda. “Estamos viendo que las patentes se están convirtiendo en un activo con el que se comercia, como las propiedades o los stocks, pero no tenemos ninguna forma de valorarlas o saber si valen más o menos que otras”, explica Lee. “Ni siquiera Google sabrá si la inmensa cantidad de dinero que pagó por las patentes de Motorola es razonable”.

Lee cree que las herramientas que ofrecen su empresa e IPVision podrían contribuir a cambiar este panorama, posibilitando que un pequeño inventor o una empresa demuestren el valor de una patente. Hacer que las patentes sean más comercializables podría relajar algunas de las tensiones que distraen a Google y otros de trabajar sobre la tecnología, afirma Lee.

Sin embargo, los poseedores de grandes carteras de patentes aún podrían usarlas para forzar agresivos términos de licencia a sus competidores, admite Lee. “Para cambiar eso es necesaria una acción política de reforma”, afirma.

Leonor González. 7mo. Semestre. ISC.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Internet, Noticias, Tecnología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s